CONSEJOS

  • Lleva toda la documentación: Para poder superar la ITV deberás presentar la Tarjeta de Inspección Técnica del Vehículo y el Permiso de Circulación. Además, la estación deberá comprobar que tu coche tiene seguro en vigor. En principio, lo hará conectándose a la base de datos de la DGT, aunque es recomendable que lleves el recibo del banco para evitar problemas -por ej., si el sistema falla-.

  • Solicita cita previa: Puedes hacerlo a través de la web o por teléfono. De este modo, evitarás esperar colas –ten en cuenta que en revisar cada vehículo se invierte de media, 20 minutos–.

  • Comprueba que funcionan todas las luces y que están bien reguladas. Además de funcionar la bombilla, comprueba que la óptica no esté astillada o descolorida por el sol (sobre todo, las rojas traseras).

  • Comprueba que funciona.

  • Tanto en el caso de las escobillas como el del líquido de lavado, revisa el nivel y comprueba que funcionan.

  • Cierres de puertas y elevalunas.

  • Anclajes de los cinturones de seguridad.

  • Bloqueo antirrobo del volante (o de la palanca de cambios en algunos coches como Smart o Saab).

  • Revisa que no se queden encendidos los testigos de fallo motor o del airbag; si no se apagan después de unos segundos tras encender el coche, no pasaras la ITV.

  • Impactos en el parabrisas. Cualquier impacto o raja en el parabrisas, sobre todo en el cuadrante de la vista del conductor, debe ser reparado. De lo contrario, será defecto grave.

  • Neumáticos. Revisa el estado del dibujo y su correcta presión. Si los testigos de desgaste están a la vista, la inspección será desfavorable. Comprueba también que la medida, el código de velocidad y el índice de carga son iguales o superiores a los especificados en la ficha técnica y que en el mismo eje sean iguales (mismo tipo).

  • Anclajes de los parachoques, etc. Si por algún motivo el paragolpes o el paso de rueda, faldón, etc, están sueltos, tendrás que sujetarlos. Remaches, grapas, tornillos, abrazaderas… evita llevar piezas colgando o mal sujetas.

  • Número de bastidor. Si tu coche es un modelo poco frecuente, puede que el operario de la ITV no sepa dónde tiene que comprobar el troquel del VIN (VehicleIdentificationNumber). Comprueba en el manual de tu coche dónde está para decírselo si ves que empieza a buscarlo en un lugar equivocado. Ahorrarás tiempo y pondrás un poco “de tu parte”.

  • Evita llevar el maletero cargado excesivamente.

  • En los frenos, lo más importante es que estén equilibrados. Si al pisar el freno suavemente en punto muerto y soltando el volante el coche se desvía, tienes un problema de desequilibrio de frenada. Revísalo en un taller antes de ir a la ITV. Haz lo mismo con el freno de mano, tirando una o dos muescas.

  • Para los vehículos diesel, se recomienda que antes de ir a la ITV hayas rodado con el motor alto de vueltas y bien caliente. Así limpiarás el sistema de escape y minimizarás las posibilidades de fallo. Especialmente en los diésel es importante haber circulado unos 50 km por encima de 2.500 rpm y con algo de acelerador (enciende todos los consumidores, aire acondicionado, luneta térmica… para que el motor necesite potencia y se limpie bien). Es vital eliminar toda la carbonilla.

  • Para los vehículos de gasolina, lo más importante es la temperatura del catalizador. Si la ITV está cerca de tu casa, date un paseo antes con el coche para que tanto el motor como el catalizador lleguen a su temperatura óptima de trabajo.

  • Sólo un último apunte: si has instalado cualquier accesorio no original en el coche, necesitarás haber legalizado la reforma en la tarjeta ITV, en caso contrario realiza la consulta sobre la documentación a aportar para poder hacerlo (en caso de no estar autorizada la reforma en la tarjeta ITV, el resultado de la inspección será desfavorable).